MANFRED EICHER
Por Lean RODRIGUES

INICIO ARTICULOS BIOGRAFIAS ENTREVISTAS TODO ARTE CONTACTO

 

Manfred Eicher

Manfred Eicher

Manfred Eicher es un visionário que ha mirado más allá de las modas momentaneas, sabe y ha sabido captar la alegría, la tristeza, la melancolía y los ha registrado en los discos que ha producido, creando así un sonido, un estilo, un modo de ver y sentir la música que se llama ECM.

 

Con la creación de su sello discográfico ECM (1968) Manfred Eicher plasmó verdaderas obras de artes sonoras, tanto por los músicos y música que produció, cuanto por el sonido logrado en cada trabajo. Los discos de ECM tienen unas portadas serenas y un estilo inconfundible.

Perfeccionista en su trabajo, Manfred Eicher elige minunciosamente todo el material y técnicas de grabación según los resultados que quiera lograr, muchas veces con la colaboración del engeniero de sonido Jan Erik Kongshaug, estuvieron durante bastante tiempo grabando solamente en un estudio en Noruega y otro en Stuttgard en Alemania, el primero con las paredes con superfície de acrílico y el segundo de madera, no obstante y con su inclusión en la producción de música clásica en 1984, empezó a utilizar diferentes recintos de grabación: catedrales, iglesias y otros lugares donde aprovechar al maximo su reverberación natural.

No todo en su trabajo está milimétricamente calculado, reserva un importante espacio para la improvisación y aprovecha los percances e inprevistos a su favor, como fue el disco Dança das Cabeças (Egberto Gismonti-Naná Vasconcelos - 1976-ECM 1089) donde hubo un antes y un después en la vida de todos los implicados.

 

 

La história de la grabación de Dança das Cabeças en el estudio de Noruega está llena de controversia, en un princípio, Egberto Gismonti (residía en Brasil) había recibido una invitación de Manfred Eicher para grabar un disco con su grupo Academia de Danças, Gismonti aceptó la invitación y preparó su viaje a Noruega, antes tendría que pasar por París para recoger una guitarra de 8 cuerdas que había encargado para dicha ocasión.

En ésta época, por la turbulencia política que vivía Brasil y en consecuencia por el recorte de las libertades individuales era obligatório dejar un depósito en dinero si se desease salir del país (años duros aquellos de dictadura).

Los músicos del Academía de Danças no tenían ese dinero y no pudieron abandonar el país, Egberto Gismonti decidió marcharse sólo y solucionar el problema en la marcha, por una sencilla razón que posteriormente explicó:
"Mis padres siempre me enseñaron a nunca decir no a lo que realmente quiero."

Así se marchó Gismonti directamente a París para después irse a Noruega en la fecha marcada...

Por otro lado, Naná Vasconcelos vivía en París (Gismonti y Naná no se conocían bien, se habían visto algunas vezes, se habían saludado y cambiado contactos) desarrollando su carrera como percusionista y educador.

 

¿Cuando Egberto Gismonti llegó al aeroporto de París a quién llamó?
A Naná Vasconcelos, le contó la história y Nána le dijo:
"Vente a mi casa y quédate aqui."
Pasado el susto y ya en casa de Naná, Gismonti le llamó a Manfred Eicher que le estaba esperando en Noruega y le contó lo sucedido, Manfred le contestó:
"¿Qué?
¿Has llegado solo desde Brasil y te encuentras en casa de Naná Vasconcelos?
Hacemos una cosa:
¡Que se venga Naná y grabas el disco con él!"



Naná Vasconcelos aceptó con disconfianza, ensayaron aquella noche y al dia siguiente se fueron a Noruega y grabaron un disco genial en todos sus aspectos e incatalogable, que fue premiado como mejor disco de pop, mejor disco de folk, y como no, también como mejor disco de música clásica.

Así es Manfred Eicher y de eso se trata, de crear momentos únicos e inolvidables.

www.ecmrecords.com

 

Inicio - Artículos - Biografías - Entrevistas - Todo arte - Contacto

© Dectatoma 2009 - Todos los derechos reservados