FRANCISCO MÁRIO
Por Nivia SOUZA*

INICIO ARTICULOS BIOGRAFIAS ENTREVISTAS TODO ARTE CONTACTO

 

Francisco Mario

 

Francisco Mario

 

 


El compositor y guitarrista Francisco Mario nació el día 22 de agosto de 1948 en Belo Horizonte, Minas Gerais. Hijo de Enrique José de Souza y María da Conceição, Doña María, la cual se dio a conocer a través de las cartas de Henfil en el periódico Pasquim y la revista Isto É., Francisco Mario tenía siete hermanos: Betinho, Henfil, Glorinha, Filó, Wanda, Tanda y Ziláh.
Chico Mário, como lo llamaban cariñosamente, estudió guitarra, cursó economía e hizo una pos-graduación en ingeniería de sistemas en la COPPE. Fue también periodista en el Estado de São Paulo y crítico musical en la revista “Realidade”.

 

Desde los cinco años de edad, Chico mostraba interés musical tocando el bongó, el atabaque1 y la guitarra, y contaba con el incentivo de su hermano Betinho, que se reunía con sus amigos y escuchaban Bach, Tchaikowski, Chopin. Contribuyó también a su formación musical la hemofilia, enfermedad que le obligaba a estar tumbado horas y horas, momentos que aprovechaba para tocar la guitarra. Fue, el tío Geraldo, de Bocaiúva, al norte de Minas Gerais, quien enseñó a Chico Mario a tocar la viola2.

Un día apareció Bernard, un guitarrista fantástico, que murió el mismo día que iba a dar la primera clase a Chico Mario, dejando un desafío en el aire al joven guitarrista.
En 1965 participó en Belo Horizonte en la JEC (Juventud Estudiantil Católica) como miembro de la dirección regional. En estos encuentros de jóvenes, la “Guitarra de Chiquinho” acompañaba las horas de meditación y, muchas veces participaba en las misas Gregorianas de los frailes Dominicos.


En 1966, una vez en São Paulo, Chico Mario entra en el movimiento estudiantil de secundaria (Unión Brasileña de los Estudiantes.) Una época de grafitis en los muros de la calle de la Consolación y huidas de las balas de la represión hasta llegar a la calle María Antonia, y refugiarse en la USP saltando los muros. Después daba apoyo a los obreros huelguistas en el ABC. Contaba que incluso se olvidaba de que era hemofílico en la lucha por cambiar el país. En 1967, a los 17 años y ya casado, aún en São Paulo, daba clases para sobrevivir al mismo tiempo que estudiaba Economía y Análisis de Sistemas. Estudió guitarra con el profesor Enrique Pinto y creó el método de música en colores para niños, en el que aplicaba técnicas dramáticas y usaba músicas folclóricas brasileñas. El método fue utilizado en varias escuelas de São Paulo y en cursos para profesores. Escribió varias historias para la revista “Recreo”, de la Editorial Abril, como “Tonho, o elefante”, “O gigante da lagoa preta”, “O leão fominha” y “A pulga do realejo”3, entre otras. Fue consultor de la Escuela de Comunicación y Artes de la Universidad de São Paulo (USP), trabajo que realizó con el profesor Lauro de Oliveira Lima, y adaptó a su curso de guitarra.

 


En 1978, fue a vivir a Río de Janeiro, donde las posibilidades para la carrera de músico eran bastante mejores en la época. No tardó en encajarse en el ambiente carioca, y llamar la atención hacia su talento. En esa misma época, estudió arreglos y teoría con el profesor Roberto Gnattali, artífice de los arreglos de su primer concierto “Ouro Preto”, realizado en el Parque Lage y en la UFRJ junto a músicos como Marcos Ariel (flauta), Henrique Drach (chelo), Alberto Gabeira (contrabajo), Maria Antônia (flauta) y Marcos Dantas (percusión). Dedicado, valiente e idealista, en 1979, grabó su primer disco “Terra”, un disco muy minero4 que habla de las montañas de Minas Gerais y que fue lanzado también en México y muy elogiado por Carlos Drummond de Andrade. Con portada de Noguchi, el disco cuenta con participaciones de Joyce, Quarteto em Cy, Antonio Adolfo, Airton Barbosa, y Chiquinho do Acordeón, entre otros. En mayo de ese mismo año, como vice-presidente de la APID (Asociación de los Productores de discos Independientes), participó en el encuentro de producción cultural alternativa de discos independientes de Curitiba, donde constató que, aunque formase parte de la primera hornada de productores, todavía eran minoría, ya que los discos “sertanejos5” eran cinco veces más numerosos que los de MPB. La exposición de los discos de Antonio Adolfo, Danilo Caymmi, Luli y Lucinda y Francisco Mario, los pioneros del disco independiente, eran como banderas para músicos, compositores e intérpretes que no conseguían entrar en el mercado. En julio participó en el “Festival de Invierno de Ouro Preto” en su 12º edición.


En 1980, Francisco Mario entra en un estudio para grabar el disco “Revolta dos Palhaços”, gracias a la ayuda de 200 personas que compraron el disco antes de que estuviera listo. Chico decía: “Con este disco denuncio la ilusión montada para ver nuestra realidad subdesarrollada de país de Tercer Mundo y que incluso podría chocar a personas que estaban soñando y que no querían despertar, porque preferían creer en la falsa realidad recreada día a día.” En el encarte aparecía una gran lona de circo firmada por el humorista gráfico Nani, en el que los co-productores firmaban, compraban y apoyaban la idea del disco independiente. En él colaboran poetas como Aldir Blanc y Paulo Emilio, Fernando Ríos, el periodista Tárik de Souza, el actor Guarnieri y cuenta con las participaciones especiales de Ivan Lins, MPB4, Lucinha Lins, Boca Livre, Mauro Senise, Luiz Claudio Ramos, Danilo Caymmi, Djalma Correa, entre otros. La portada era de su hermano, Henfil.


En 1981 recibió una invitación para participar en el 5º Festival de Oposición en México. Por primera vez, Chico salió de Brasil y fue a mostrar su música por ell mundo, lo que tuvo como resultado el lanzamiento de su primer disco, “Terra”, en México con la discográfica Fóton. A continuación pasó dos semanas en Miami gratis, ya que cuando el dueño del hotel descubrió que tenía músicos brasileños, los puso a tocar hasta las seis de la mañana, y no aceptó que pagasen la estancia. En el festival, que contó con la participación de músicos de todo el mundo y un público de 15.000 personas, Francisco Mario, Djalma Correa y Enrique Drach fueron aclamados con palmas y taconeos, y tuvieron que volver siete veces al escenario para los bises. Ese mismo año grabó con Francisco Julião, que acababa de llegar del exilio, el disco “Versos e Viola”, vetado por la censura en la época. La impresión que le causó la receptividad mexicana hacia sus chorinhos6 y baiões7 que había tocado en el bis del show en México, hizo que al llegar a Brasil Chico decidiera grabar su primer disco instrumental, “Conversa de Cordas, Palhetas e Metais”, que fue elegido uno de los mejores discos de música instrumental del año 1983 y recibió el trofeo Chiquinha Gonzaga. Junto al disco lanzaron también un libro de poemas, “Painel Brasileiro”. El disco tenía portada de Elifas Andreato, foto de Fernando Carvalho y participación de fieras como Rafael Rabello, Nivaldo Ornelas, Zeca Assumpção, Antonio Adolfo y Afonso Machado. Con él, Chico se enfrentó de nuevo a la dura tarea de imponerse en el mercado nacional y abrir espacio para la música instrumental en su lugar de origen, ya que en el exterior la aceptación ya estaba comprobada. Ese mismo año empezó a estudiar teoría con el profesor Adamo que había sido indicado por el maestro Ian Guest.

 

Francisco Mario

 


En 1984 ganó el primer premio en el Festival de Ouro Preto con la música todavía inédita “São Paulo” y en 1986, con esa misma música ganó el premio al mejor arreglo en el Festival de los festivales de Minas. Buscando cooperación con la revista Cadernos do Terceiro Mundo, Chico y Nívia, su esposa, comienzan un proyecto de producción independiente de los mejores músicos brasileños. El primero y único fue el disco de piano solo de Radamés Gnattalli, “Retratos”. Enfrentando todo tipo de obstáculos, consiguió imponerse y lanzó otro disco instrumental más en 1985, “Pijama de seda”, título que toma el nombre de una de las músicas, dedicada a Pixinguinha. Otra música del disco, “Resurreição”, considerada una de las más bonitas, la hizo en homenaje a su hermano Henfil, con ocho guitarras tocadas todas por el propio Chico.

Todas las músicas, arreglos, flauta travesera e incluso las guitarras superpuestas son de Francisco Mário. Con portada de Noguchi, el disco fue lanzado en la Sala Cecília Meireles el 30 de septiembre de 1985. En 1986 lanza el disco “Retratos”, en el que busca en las fuentes brasileñas la esencia de su música, volviendo a mezclar ritmos; en él homenajea desde a João Gilberto hasta a los indios Pankararés. En el lado A está presente el norte bucólico y fatalista, y en el lado B, el sur del progreso y la picaresca. Desde lo urbano a lo rural, da un repaso a la música brasileña, y añade toques de buena vecindad, como se muestra en la música “Cuba”, dedicada a Silvio Rodríguez y a Pablo Milanés.

El disco cuenta con una preciosa portada y pintura de Lobianco. Dorival Caymmi, Luiz Gonzaga, Waldir Azevedo, Baden Powell son citados en esta obra. En noviembre de este mismo año, Chico Mario dio su último concierto en el que presentó sus músicas nuevas en el “Suite Brasil”, un proyecto en la Catacumba, promovido por la Rioarte, que tuvo un gran éxito. Un mes después, con neumonía, se enteró de que había contraído el virus del SIDA, contaminado por una transfusión de sangre. Tras salir del hospital, a principios del 1987, se fue a la Fazenda da Serra en Itatiaia (RJ), con su familia y compuso sus tres últimas obras: “Dança do Mar”, “Suíte Brasil” y “Tempo”. En octubre de 1987, entra en el estudio Sonoviso y transforma sus últimas obras en disco. “Dança do Mar” consta de siete movimientos que reflejan los cambios de la naturaleza y las estaciones. Es un disco erudito en el que cada movimiento está basado en el mar; Verano, Otoño, Invierno, Primavera, Calma, Amanecer y Tempestad. En cada franja hay dos interpretaciones: el Cuarteto de cuerdas Bosísio y la guitarra de Chico e invitados. Suite Brasil es una visión musical de la historia de Brasil.

En cada movimiento, un marco histórico; desde el descubrimiento hasta las elecciones directas. Y el disco inédito, Tempo, un homenaje a Charlie Chaplin, con la música “São Paulo”, ganadora del Festival de Invierno de Ouro Preto y del premio al mejor arreglo en el Festival de los Festivales de Minas Gerais.


En diciembre de 1987 se realizó en Río uno de los más bonitos conciertos de todos los tiempos. Con el fin de ayudar con el tratamiento de Chico Mario, más de treinta artistas subieron al escenario del Teatro João Caetano, entre ellos Milton Nascimento, Chico Buarque, Gonzaguinha, Dona Ivone Lara, Paulinho da Viola, Emilio Santiago, Joyce, Claudio Nucci, Fagner, Elton Medeiros, Aldir Blanc y además fue la primera audición pública de su hijo, Marcos Souza.


En febrero de 1988, fue el turno de los mineros, que participaron en un concierto con la misma finalidad en el teatro Cabaré Mineiro; estuvieron Beto Guedes, Paulinho Pedra Azul, Gilvan de Oliveira, Tadeu Franco y Rubinho de Vale, entre otros.
Francisco Mário tenía material inédito para tres discos cuando falleció el 14 de marzo de 1988. Después de su muerte, su esposa y productora, Nívia Souza, sus hijas Ana y Karina y su hijo mayor, Marcos Souza, lanzaron los álbumes póstumos en vinilo; “Dança do Mar”, en la Sala Cecília Meireles en 1988, con la participación de Rafael Rabello, Antonio Adolfo, Mauro Senise y Rique Pantoja, David Chew, Galo Preto y la presentación del actor Tony Ramos.“Suite Brasil” se lanzó en 1991, en un concierto de Marcos Souza en el Centro Cultural Banco do Brasil.


La discográfica Caju Music lanzó en 1995 tres CDs de Francisco Mário: “Conversa de Cordas, couros, palhetas e metais”, “Pijama de seda” e “Retratos”. Estos Cds fueron lanzados a su vez por la discográfica Fantasy en Estados Unidos. En 1997, publicaron en CD “Terra”y “Dança do Mar”, junto a la exposición realizada en el Museo de la Imagen y el Sonido en Río de Janeiro en el Crav8 en Belo Horizonte con apoyo de Belotur. En 1998 se realizó el proyecto “Francisco Mario, 50 años”un acontecimiento que contó con una exposición, vídeo, teatro, conciertos y lectura de poemas. En 1999, apareció el CD “Marionetes”, producido por Marcos Souza; un homenaje en la voz de la cantante Regina Spósito, que recoge la obra de los primeros discos “Terra”y “Revolta de los payasos”. En el mismo año la colección Funarte, Itaú Cultural y Atração lanzaron el disco “Suite Brasil”.


Chico escribió tres libros: Ressurreição, escrito cuando estaba internado en el hospital del Fundão en 1987, Como fazer um disco independente, en el que cuenta todos los pasos para hacer un disco casero, (publicado por la editora Vozes) y el libro de poemas Painel Brasileiro.


Francisco Mario dejó mucha música, mucha lucha, mucha esperanza, muchas críticas, tres hijos (marcos Souza, Ana y Karina), a su compañera y productora Nívia Souza y mucho humor.

 

*Viuda de Francisco MÁRIO

 

 

 

 

CITACIONES

“Chico Mário planeó altos vuelos. El conjunto de discos que dejó, da la pista de lo que podría ser la trayectoria de un globo a la que ni siquiera Julio Verne encontraría defectos. Chico Mario soñaba por nosotros.”
Aldir Blanc

“Incluso en los choros más repicados, Chico es discreto, es minero.”
Ricardo Cravo Albim (Crítico musical y periodista)

“Hermano Chico, estamos aqui para oírte por toda la vida, tu eternidad. No pares de tocar ni de componer, sigue las ondas, las cuerdas, donde sea.”
Betinho

“Enfrente, Don Quijote, soldado de Brancaleone, loco del Jardín Botánico, músico tímido y vergonzoso, poeta escondido, amante de las fantasías reales y de los vientos sin dirección".
Francisco Mário

“Francisco Mário es um artista totalmente ligado a sus raíces y que siempre enriqueció con su trabajo”
Nivaldo Ornelas (músico)

“La obra de Chico Mario tiene un casi impresionista sabor a tierra brasileña”.
Mauro Dias (Crítico musical y periodista del Estado de São Paulo)

“Chico Mário sólo pensaba en la música y en Brasil”.
Affonso Romano de Sant’anna (escritor e jornalista)

“A Chico lo conozco desde su primer LP, “Terra”, cuando me llamó para que cantara una canción. Es super-minero, muy apacible, a lo suyo, callado y muy sereno”.
Joyce (cantante)

“Chico nos dejó una lección de lucidez y humor, de estrategia política no cultural, de irreverencia y humildad en una combinación única y original”.
Luli e Lucinda (cantantes y compositoras)

“Se llama Francisco Mario el más nuevo guerrillero de la MPB9. Compositor, cantante y e intérprete de guitarra y viola. La música de Francisco Mario es muy minera y bonita, en la forma y en el contenido”.
Sérgio Cabral (periodista y escritor).

“Chorinhos, sambas, regionales, serenatas, Chico Mário paseaba por todos los estilos de la MPB. Por eso, era querido por los más diferentes artistas.”
Lula Branco Martins (jornalista)

“Francisco Mário dejó una obra importante en la MPB instrumental. Es su instigante instrumentación lo que casa admirablemente con la materia sonora. Este disco “Retratos”retrata una cultura musical viva y vibrante: la nuestra.”
Roberto Mugiatti (Crítico musical)

“Es impresionante como este muchacho (Francisco Mario), obstinado, minero, construye su carrera, hecha de composiciones brillantes y ejecución gradualmente apurada. Con perseverancia e independencia, siguiendo las huellas de la vida, está llegando al nivel de nuestros mejores guitarristas”.
Maria Helena Dutra (periodista)

“Además de Hermano de Henfil y de Betinho, Francisco Mário era um excelente guitarrista y fértil compositor”.
Fábio Rodrigues (periodista)

“Francisco Mário há contribuído a la MPB com talento, seriedad y dignidad”.
Roberto Moura (crítico musical)

“Francisco Mário
Con um atraso imperdonable (aun así te pido que me disculpes), te agradezco el bello obsequio de tu voz y tus composiciones musicales en este LP tan minero y tan lleno de sugerencias y sensaciones para quien guarda Minas en el corazón.”
El abrazo y la admiración de
Carlos Drummond de Andrade

 

1 N. Del T. (def. extraída del Diccionario Huaiss) En los cultos afro-brasileños, tambor alto y con forma de embudo, cubierto en la extremidad más ancha por una piel, cuya tensión se obtiene con el uso de clavijas o de cuerdas y cuñas, y que se toca con las dos manos o con baquetas.

2 N. Del T. (def. extraída del Diccionario Huaiss) Instrumento de cuerdas, semejante a la guitarra, aunque menor, de cinco o seis cuerdas dobles de metal, de larga utilización en la música rural brasileña y portuguesa.

3 N del T. Toño el elefante, El gigante de la laguna negra, El león tragón, La pulga del organillo.

4 N Del T. Procedente de la región de Minas Gerais.

5 N del T. Música del interior de Brasil. Algo así como música country brasileña.

6 N Del T. (def. extraída del Houaiss) género de música popular urbana originario de Río de Janeiro en la década de 1870, cuya formación hoy comprende un bandolín, uno o dos guitarras de seis cuerdas y otro de siete cuerdas, un cavaquinho, un pandero y, eventualmente, uno o más instrumentos de viento.

7 N Del T. (def. extraída del Houaiss) ritmo y danza de la región nordeste de Brasil, con influencia de la samba y de la conga.

8 Centro de Referencia Audiovisual (Belo Horizonte, MG)

9 Música Popular Brasileña

 

 

Inicio - Artículos - Biografías - Entrevistas - Todo arte - Contacto

© Dectatoma 2009 - Todos los derechos reservados